Las compañías aéreas, los buscadores y sus estúpidas políticas

¿No os pasa como a mí, que os preguntáis, una y otra vez, por qué las políticas de las compañías aéreas son distintas a la de cualquier otro medio de transporte? O más claro, ¿no os jode que compráis un billete de avión y luego no podéis cambiarlo, cancelarlo o cedérselo a alguien? Pero, ¿por qué?

Yo no lo entiendo, pero si compras un billete de autobús, ya sea por Internet, a través de una agencia de viajes o directamente en taquilla, podéis cambiarlo, cancelarlo y recuperar vuestro dinero o cederlo a alguien. Ídem con los billetes de tren. ¿Pero que pasa si compras un billete de avión? Uno: va a tu nombre y no puedes cambiar el titular del vuelo. Dos: si no tienes un DNI o un Pasaporte, no puedes tomar el avión, porque no aceptan ningún otro documento que acredite que tú, eres realmente tú; porque yo que sé, podría ser que tú fueras tu prima la de puerto, y la claro queda feo y no es políticamente correcto. Tres: si lo quieres cambiar, tienes que comprobar que la compañía y la tarifa con la que lo compraste, acepta el cambio (les sale a ello de la misma entrepierna); además de pagar una cantidad X por la operación y abonar la diferencia de precio, si la hubiera (lo normal es que te salga a pagar, porque para eso estamos los siempre estimado clientes, para pagar ). Cuatro: para cancelarlo y recuperar el dinero, tienes que haber pagado anteriormente el correspondiente seguro de cancelación y que la causa por la que solicitas la cancelación, esté debidamente justificada y quede incluida dentro de las cláusulas de dicho seguro que establece y acepta las causas para dicha cancelación (sus cuernos y toda su familia al completo). Total, que es un rollo burocrático para que al final optes por no cancelar nada; porque, a no ser que te estés muriendo o les llores arrodillado con el Cristo de la Misericordia entre tus manos (a modo de Rosario) apretándolo contra tu pecho hasta que sientas que la sangre no circula por esa parte de tu cuerpo y pones cara del gato de Shrek, difícilmente recuperarás tu maldito dinero. Malditas compañías aéreas y maldito el dios que las hizo.

Y luego, para más inri, sucede una cosa, que es que puedes tener la "suerte" de que, justo cuando estás en "tu" web, más feliz que una perdiz, porque vas a comprar un billete que te va a llevar al sitio de tu sueños; cuando has rellenado todos los campos habidos y por haber; cuando has introducido el número de tu tarjeta de crédito, has puesto el CVV, la fecha de caducidad de la tarjeta, la fecha de nacimiento de tu perro, la hora a la que te levantas todas las mañanas para ir a trabajar, la talla de faja que usa tu tía abuela de Valladolid y la cantidad en decigramos de colacao que le echa tu primo a la leche de sus desayunos y estás preparado para aceptar la compra, pinchas el botón Comprar y ¿qué pasa? Pues pasa que te sale un mensaje que te dice: "Los sentimos, pero se ha detectado un problema durante la gestión de su billete electrónico y no se ha podido finalizar la compra con éxito. Contacte con la asistencia al cliente". ¡Su puta madre! ¿Por qué a mí?

Compruebas que no tienes billete porque ningún correo electrónico de la compañía llega a tu buzón de entrada y te das cuenta de que, los muy hijos de la Gran Bretaña, sí que te han hecho el cargo en tu cuenta; eso sí, no está cobrado, solo está retenido. Mother fucker! Tienes que contactar con asistencia al cliente para que te digan que sí, que es verdad, que todo ha sido un lamentable (te vuelves a acordar de sus madres) error y que la causa del problema, es que la compañía aérea ha cambiado el precio del vuelo en el mismo instante en que tú pinchabas el botón de compra. ¡Tócate los cojones, Mari Loli! Y que no te preocupes, que ya ha quedado registrada la incidencia en el sistema y que en el plazo de entre tres y diez días, se desbloqueará la cantidad en tu cuenta bancaria. ¡O no! ¿Quién sabe? Porque aquí, para cobrar somos muy rápidos, pero para devolver, nos cuesta un trabajico... Total, que estás sin billete y sin dinero. 

Por eso, lo mejor, es cogerte tu coche, llenar el depósito de gasolina, echarte un bocadillo de jamón con queso para el camino y kilómetros que te crió. Y respecto a lo del avión, para ir a un sitio lejos... Hay sitios que no conozco cerca de mi casa, cuando me recorra todo lo que me queda cerca, empezaré a ir más lejos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Feliz cumpleaños

Jamiroquai - Love foolosophy (Live from Abbey Road)