España y las elecciones gallegas y vascas.

Me cansa y, cuando digo que me cansa, es que me cansa mucho. Seguimos anclados en la Guerra Civil Española, en las dos Españas, en los buenos y en los malos, en los republicanos y en los nacionales, en el tu abuelo mató a mi abuelo. ¿Cuándo vamos a terminar con tanta tontería?

Las protestas, las manifestaciones y demás revuelos que se organizan en contra del gobierno, me da en la nariz, que son más bien en contra del Partido Popular, que es quien está en el gobierno. Lo que quiere decir, siguiendo este razonamiento, que son movilizaciones de índole político, más que social. Porque, la situación, es la misma que hace un año (más o menos), pero con el anterior gobierno, las masas estaban bastante más calmadas. Y yo, con las de índole político, no me caso. Ni de coña. Seguramente que el gobierno, nuestro gobierno, el del PP, se merece todas las manifestaciones que sufre, y más. Pero entonces, el anterior, el  del Partido Socialista Obrero Español, también se las merecía, de igual manera. A lo que vengo a decir, es que aquí, siempre se mueven los mismos unos contra los mismos otros: hagan lo que hagan los últimos.

Con las últimas elecciones lo he vuelto a ver. Después de que Alberto Núñez Feijó haya aumentado su mayoría absoluta para gobernar en la Junta de Galicia, las armas han vuelto a dispararse. Las mismas armas contra las mismas dianas. No tengo ni idea de lo que hace Feijó en Galicia; de si lo hace bien o lo hace mal. Y maldita sea lo que me importa. Realmente, me da igual quien presida a los gallegos, mientras no me toque las narices; pero ha faltado tiempo para que se levante la gente a preguntarse qué tienen los gallegos en la cabeza para votar al PP, el ogro de tres cabezas, con la que está liando en el país. ¿Liando de qué? Don Mariano (nuestro presi de ahora) está haciendo lo que le dicen desde los pirineos para arriba (Merkel y Asociados) y desde el cabo de Finisterre hasta más p'allá del Atlántico (Obama y el FMI): sin más ni más. Y da igual quien esté en la Moncloa: Mariano, José Luis, Alfredo, Chacón o su prima la del puerto. Y a los gallegos, déjenmelos tranquilos, porque si tan mal lo hace el PP allí, ya salió la alternativa con PSOE y BNG teniendo a Pérez Touriño a la cabeza y aquello terminó en escándalo, cayéndole otra vez la pelota a los azules de la gaviota. Y aquí están ahora con más mayorías absolutas. Así que si le preguntan a los gallegos que por qué quieren a los de la bandera azul, seguramente que les dirán que prefieren lo malo conocido que lo bueno por conocer, que ya cambiaron una vez (a la bandera roja) y el príncipe del cuento les salió rana.

Pero lo más gracioso de estas elecciones y de nuestra actualidad más actual, es que da igual lo que pase en nuestra bendita tierra. La pelea siempre es entre los azules y los rojos, entre los de la rosa en el puño y los de la gaviota feliz; lo demás no se mira, porque es otra guerra que no nos importa. Pues a mí si me importa. A mí si me jode que un partido político formado por gente que admite, tolera, apoya, financia y forma parte de una banda terrorista, que lleva asolando y masacrando a la sociedad española durante casi cincuenta años (lo de la renuncia definitiva a la lucha armada todavía está por ver) tenga cada vez más votantes y más representación parlamentaria. Que por si alguien todavía no se ha enterado, eso significa que más dinero de los impuestos que todos pagamos, va para ellos. Así es, queridos míos. Tan claro como el agua.

Esto es lo que hay que preguntarse después de estas elecciones: ¿Por qué cojones están los terroristas en un parlamento? ¿Por qué carajo los terroristas pueden formar un partido político y reírse de todo el mundo después de haber matado a 829 personas? ¿Por qué hay gente que vota a terroristas o la gente que los cobija? No tanto que cómo es posible que haya salido el PP o el PSOE, tanto monta, monta tanto. Porque con cambios o sin ellos, España sigue sin levantar cabeza.

Y por cierto, que frío hará en VancouBer, que he salido a tirar la basura y cuando he entrado se me han empeñado las gafas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las compañías aéreas, los buscadores y sus estúpidas políticas

Feliz cumpleaños

Jamiroquai - Love foolosophy (Live from Abbey Road)