Apple iPhone 5 vs. Samsung Galaxy S3

Leí un gorjeo en Twitter que rezaba lo siguiente: ¿Qué me recomendáis: iPhone 5, Samsung Galaxy S3 ó que salga a la calle a que me dé el aire?

Es un comentario que creo que invita a la reflexión. Personalmente, creo que la opción de salir a la calle a tomar el aire es la mejor de las tres. Parece que tuviéramos que dejarnos llevar sin más posibilidad alguna, por las última tendencias en cuanto a comunicación se refiere. Celulares táctiles con pantallas cada vez más grandes, más luminosas, más coloridas, más atractivas, más interactivas, más fáciles de usar y ¿más fáciles de romper? Los temibles smartphones (teléfonos listos/inteligentes).

Me contaban que en la tienda de Apple en Vancouver, la gente había acampado para dormir la noche anterior al lanzamiento del nuevo iPhone; cosa que me parece aberrante y desproporcionada. ¿Acaso no puedes comprarlo la semana siguiente o dentro de un mes? ¿Tal es la necesidad de conseguir el nuevo aparato de la casa de la manzana? 

Estamos perdiendo el norte. Whatsapp, Facebook, Twitter y demás aplicaciones en el móvil de las que, cada vez en mayor medida, dependen nuestras vidas (o hacemos que dependan), son herramientas útiles y entretenidas de usar, pero no hasta el punto de vivir para ellas. Se habla de la falta de trato social y del cara a cara. Dejamos de vernos y tocarnos para comunicarnos vía aparatos electrónicos. "Es más barato y puedes estar conectado en tiempo real con todo el mundo" o "si no estas en las redes sociales no eres nadie", son comentarios que se leen y se escuchan a diario. A buen seguro, no les falta razón, pero, ¿hay que estar conectado veinticuatro horas al día? Me produce tremenda pena cuando la gente queda para verse, pero están móvil para arriba y móvil para abajo, hablando con varias personas a la vez, prestando más atención a las conversaciones abiertas en las redes sociales que a las que les ocupa en el sitio donde están y con la gente que les acompaña; cosa que es una terrible falta de respeto y de educación, según mi parecer.

Creo que no se puede estar trabajando o empleándose en hacer cualquier cosa y estar pendiente del último comentario en Facebook, de lo que ha escrito Justin Bieber en Twitter o de la foto que un amigo aburrido te ha mandado de una vieja borracha y desnuda por Whatsapp, al mismo tiempo. Así, ni se trabaja, ni se rinde, ni nada de nada. Y no digamos ya estudiar, por ejemplo. 

Me quedo con esta frase que se le atribuye al genial Albert Einstein: "Temo el día en que la tecnología sobrepase a la Humanidad. Tendremos una generación de idiotas". 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jamiroquai - Love foolosophy (Live from Abbey Road)

Las compañías aéreas, los buscadores y sus estúpidas políticas

Feliz cumpleaños